El diputado Gustavo Penadés, estableció que el Presupuesto “está desfinanciado, y el Estado va a gastar más de lo que le ingrese”.

Al contrario de blancos y colorados, que dijeron en la discusión que el resultado de las empresas públicas, la inseguridad y la falta de efectividad en el combate al delito, sumados a la situación de la educación, muestran que desde 2005 “vivimos una década perdida”.

La metodología de medición de los indicadores estuvo, por esto, en medio de la discusión.

En la presentación de su informe en mayoría, el frenteamplista Óscar Groba dijo que el Presupuesto se inscribe en “un contexto externo desfavorable” pero que “el país seguirá creciendo, aunque a un ritmo menor. Se iniciará con un 2,5% y esperemos que termine este gobierno cerca del 3% de crecimiento”.

Dijo que en los gobiernos de blancos y colorados los salarios docentes “claramente no eran prioridad” y llegaron a “los niveles más bajos de la historia”. Y recordó que “cuando llegó el Frente Amplio al gobierno pusimos a la educación entre las prioridades. Hoy los recursos son el 4,7% del Producto, casi US$ 2.500 millones”.

El informe en minoría, a cargo del nacionalista Gustavo Penadés, estableció que el Presupuesto “está desfinanciado, y el Estado va a gastar más de lo que le ingrese”. Penadés dijo que durante la campaña electoral se había advertido sobre el escenario problemático y que desde el Frente no se tomaba en cuenta.

Afirmó que desde marzo de 2005 a este año el equipo económico es el mismo. “El déficit fiscal que el país tiene es altísimo, decir que es manejable es una audacia”. Según Penadés, para “sostener” este Presupuesto el crecimiento del país debía ser del 5% del Producto.

“Las luces amarillas se prendieron en 2011 y nadie, nadie del gobierno hizo nada. Primero porque pusieron el piloto automático y después por la campaña electoral”. Tras anunciar que los colorados no votarían en general el Presupuesto, el diputado Germán Cardoso dijo que “no corre más la herencia maldita”.

Fuente: El País.

El diputado Gustavo Penadés, afirmó que el ministro Danilo Astori actuó con “deshonestidad intelectual o ignorancia”

Los partidos de la oposición cuestionaron ayer las previsiones del Gobierno Nacional en su presupuesto, por entender que son más auspiciosas de lo que realmente llegue a suceder. El miembro informante del Partido Nacional, el diputado Gustavo Penadés, afirmó ayer que el ministro Danilo Astori actuó con “deshonestidad intelectual o ignorancia”. Dijo que este presupuesto está armado sobre la idea de que el país crece más de lo que va a crecer y con menos inflación de la que va a haber, y con una caída del PBI mayor a la que el gobierno prevé”.

El diputado blanco recordó que el Poder Ejecutivo anunció un presupuesto audaz y responsable, “pero opinó que “es bastante irresponsable”.

Dijo que en este presupuesto aparece un nuevo concepto “que es el esfuerzo fiscal, que es otra forma de decir ajuste fiscal”. Agregó que el viento de cola se acabó y dijo que en la campaña electoral el FA hizo promesas que no se podrán cumplir.

En tanto, el diputado nacionalista Jorge Gandini indicó que “cada vez hay un componente más grande del gasto público que se administra sin que el Parlamento tenga algo que ver. Los entes autónomos, particularmente las empresas públicas, manejan cada vez un gasto más grande de los fondos públicos y lo hacen con una autonomía distante del Parlamento porque su presupuesto lo aprueba la OPP. Además, estas han constituido un centenar de sociedades anónimas que ejecutan sus presupuestos lejos del Tribunal de Cuentas y del Parlamento Nacional”.

Otros actores nuevos para Gandini son los fideicomisos, “hoy pateamos una baldosa y salta un fideicomiso. Hay fideicomiso para bailar en el Ballet Nacional, para el Fondo de Solidaridad y para construir liceos, escuelas, establecimientos del INAU, de la Universidad, de lo que busque. Los fideicomisos no son otra cosa que organizaciones privadas que manejan fondos públicos cuyos resultados no conocemos”.

Por su parte, el diputado colorado Germán Cardoso, miembro informante de su partido, dijo que su colectividad política no votará el presupuesto en general. “El Interior sigue siendo el gran postergado. Se ‘engorda’ al Estado, se crean impuestos”. Recordó que en su departamento (Maldonado) “las colas para el seguro de paro se multiplican por miles”. Dijo que el propio ministro Astori habla de una “gestión nefasta” de las empresas públicas. Enfatizó que el FA engañó a la ciudadanía porque ya sabía que no podría cumplir con sus promesas.

El representante del Partido Independiente, el diputado Iván Posada, dijo que comparte lo expresado por el ministro Astori con que Uruguay no está en crisis. “Pero es bueno que se señale, que si bien no hay una situación de crisis, sí hay una situación complicada en Brasil y China, y una caída de commodities que van a impactar en la desaceleración del crecimiento de la economía uruguaya. Las proyecciones económicas del gobierno están sobreestimadas”.

El diputado de Alianza Popular Eduardo Rubio planteó la moratoria de la deuda externa y utilizar una parte de las reservas para mejoras presupuestales, así como la derogación de las AFAP que tienen acumulados unos US$ 10 mil millones.

Fuente: La República. 

Senador Álvaro Delgado “hay que hacer un esfuerzo para que los combustibles bajen en un porcentaje mayor”

Blancos piden a Ancap una baja mayor

Ante el anuncio de que Ancap propuso al Poder Ejecutivo una rebaja de los combustibles de entre un 2 y un 3%, el diputado nacionalista Pablo Abdala dijo que es insuficiente el planteo e insistirá con la propuesta que realizara en nombre de Alianza Nacional, en reclamo de un ajuste mínimo de los precios en el entorno del 7%. La disminución de los costos ( por la evolución del barril de petróleo y del tipo de cambio) es de un 12% con relación a los valores de referencia fijados por Ancap, lo que habilita, según el legislador, a decretar una rebaja mayor.

Por su lado, el senador blanco Álvaro Delgado dijo que “en lo que va del año, Ancap, manejando las variables del precio del petróleo y el precio de referencia por el cual fija el precio de los combustibles, siempre terminó recaudando más de lo que debería”. “Estamos estimando una sobre recaudación este año, por no bajar el combustible todo lo que tendría que haber bajado desde enero, por subir más de lo que subió hace unos meses y por bajar ahora menos de lo que debería, de más de US$60 millones”.

“En momentos de desaceleración económica, de inminente crisis en el Uruguay, de aumento de costos y de pérdida de competitividad, hay que hacer un esfuerzo para que los combustibles bajen en un porcentaje mayor”, sostuvo el senador nacionalista.

 

Fuente: El País