#2M – Ideas de todos, Gobierno para todos. Legítima defensa policial

El país está viviendo una crisis de seguridad interna como no había conocido nunca en tiempos de paz. Cada vez hay más delitos, y los delitos son cada vez más violentos. Tal como ha dicho la prensa, estamos cerrando el verano más violento de nuestra historia.

Esto no es sensación térmica ni manipulación. Los delitos menores se pueden disimular (entre otras cosas, porque los uruguayos estamos dejando de denunciarlos) y las estadísticas se pueden manipular (por ejemplo, registrando rapiñas como hurtos). Pero el número de muertos es inocultable. Y estamos cerrando el verano con un número record de muertes violentas (69 homicidios en 55 días). A ello se suman otros delitos difícilmente disimulables, como el robo de cajeros mediante explosiones (que se han convertido en epidemia) o los asaltos en lugares que hasta ahora se suponían seguros, como el Montevideo Shopping o el Hotel Conrad de Punta del Este. También hemos descubierto que bandas de narcos son capaces de controlar barrios enteros y echar a los vecinos de sus casas.

 

Conozca las propuestas en este enlace Legitima defensa policial

#2M – Ideas de todos, Gobierno para todos. Electricidad

Terminar con los precios abusivos de la energía eléctrica

Al igual que ocurre con los combustibles, nuestras tarifas eléctricas son caras en términos comparativos: los uruguayos pagamos por la electricidad más de lo que se paga en muchos países del mundo, incluidos los de la región.

Esto nos afecta doblemente. Primero nos afecta en forma directa, porque los hogares deben destinar una parte importante de sus ingresos a pagar esas facturas. Eso es especialmente malo para los hogares de menores ingresos, donde el peso de esos rubros es mayor.

En segundo lugar, las tarifas caras nos afectan en forma indirecta porque aumentan los costos de producción. Si iluminar, calentar, enfriar o transportar es caro, eso se traslada al precio de los productos que vendemos. Esto es malo para la competitividad, el empleo y la inversión. Por eso no importa mucho si las tarifas suben más o menos que la inflación. Lo que importa es que son más caras que las tarifas de los países con los que competimos para vender nuestros productos.

Conozca las propuestas en este enlace Electricidad

#2M – Ideas de todos, Gobierno para todos. Combustibles

Terminar con los precios abusivos de la nafta y el gasoil

El precio de los combustibles se ha convertido en uno de los mayores obstáculos para el desarrollo del Uruguay productivo, y en una carga para los hogares. La forma en la que está organizado el sector deja mucho espacio para la discrecionalidad y hace difíciles los controles efectivos. Sólo así pudo ocurrir algo tan perjudicial como el descalabro de ANCAP.

Para agravar las cosas, el oficialismo está usando las tarifas como impuestos encubiertos: las mantiene artificialmente altas para recaudar. Dicho de otra manera, descarga todo el peso de sus ineficiencias e irresponsabilidades sobre las espaldas de los ciudadanos.

De vez en cuando el gobierno trata de tranquilizarnos, diciendo que los combustibles no suben más de lo que sube la inflación. Esa afirmación a veces es cierta y a veces no. Estuvo muy lejos de ser cierta, por ejemplo, cuando subió la nafta el primero de enero. Pero lo esencial es que esa afirmación no importa mucho. Lo verdaderamente importante es si el precio de los combustibles es más caro o más barato que en los países con los que competimos para venderle al mundo. Si nuestros
combustibles son más caros, estamos en desventaja. Eso significa menos ventas, menos inversión y menos empleo.

Conozca las propuestas en este enlace Combustibles

#2M – Ideas de todos, Gobierno para todos. Vivienda

Aprobar el proyecto de ley sobre vivienda popular presentado por ASAMBLEA POPULAR

Las medidas del gobierno para disminuir los asentamientos no “movieron la aguja”, dijo hace pocas semanas la vicepresidenta Lucia Topolansky.¹ A confesión de parte, relevo de prueba.

Durante los 13 años de gobierno del Frente Amplio, los planes de vivienda han sido más testimoniales que reales. No solo no ha bajado la cantidad de asentamientos, sino que ha aumentado.

El Censo de 2011 reveló que en Uruguay existían 589 asentamientos irregulares (332 en Montevideo, 91 en Canelones y 166 en el resto del país), en donde vivían 165.271 personas. Para el año 2015, la cifra de asentamientos en Montevideo había trepado a 412. En el interior del país, la cantidad de asentamientos descendió levemente, pero el número de viviendas y de personas no
decayó sino que aumentó: había menos asentamientos, pero eran más grandes.

Conozca las propuestas en este enlace Vivienda