Lacalle Pou le ofrece a Nin forzar la aprobación del TLC con Chile

El senador nacionalista le propuso eludir el freno del FA y ratificar el acuerdo en el Parlamento con la ayuda de la oposición.
“Estas comparecencias, muchas veces, tienen el objeto de cuestionar la política interna del Frente Amplio. Al final de la jornada, vemos que todos están de acuerdo con lo que hacemos”.

La ironía del canciller Rodolfo Nin Novoa, expresada este jueves, tenía sus razones. Debió presentarse ante el Parlamento, una vez más, para explicar la política de inserción internacional que sigue el gobierno.

Es que en gran medida el llamado, promovido por el senador nacionalista Luis Lacalle Pou, abordó una serie de temas en los que existe una fricción entre el Palacio Santos y buena parte del oficialismo.

“Se va a votar, se va a votar, tengo muchas expectativas”,respondió Nin sobre la ratificación del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Chile, firmado por el presidente Tabaré Vázquez a fines de 2016 pero que desde entonces duerme en la Cámara Alta por diferencias internas en el oficialismo.

El canciller sostuvo al respecto que habrá una pronta definición e insistió en relativizar los reparos que parte de sus correligionarios ponen al acuerdo.

“No habrá un mandato imperativo. Es un tema comercial que ni siquiera toca el comercio de bienes, que con Chile están desgravados desde hace años”, dijo. “Tendremos una solución satisfactoria y a la brevedad ese tratado estará firmado”,aseguró.

De todas formas, el canciller no pudo dar una fecha concreta sobre cuándo el TLC será discutido en el Parlamento. Y la oposición hizo su juego.

Lacalle Pou le propuso directamente a Nin que blancos, colorados e independientes lleven al Plenario y, junto con los sectores del Frente afines al acuerdo, el mismo se vote.

“Mujica, Astori y todos los dirigentes importantes dicen que lo votan”, recordó el senador.” Hay que terminar de ratificar este tratado, que fue firmado por el propio presidente”, dijo.

El canciller eludió responder. “Eso no depende de mí”.

Nin anunció que Cancillería y Economía ajustan los detalles del informe, reclamado por el Plenario del Frente Amplio, sobre los impactos concretos que tendrá el TLC con Chile.

El envío del documento es vital para avanzar en la discusión. El oficialismo ratificó la semana pasada que no moverá un dedo hasta que el informe sea presentado y pueda ser analizado.

El “secretismo” con el que fue negociado el acuerdo fue rebatido por el canciller, afirmando que la política exterior continuará en esa línea de trabajo.

“Ningún país puede adelantar, en el marco de unas negociaciones, las posturas de, otro país”, sostuvo. “Debe haber un marco mínimo de reserva”.

En ese marco aprovechó para fundamentar la inclusión de cláusulas “trinquete”, uno de los aspectos que generaron más controversia en el TLC.

Consiste en que, entre la firma del tratado y su entrada en vigor, ninguno de los dos países pueden generar legislación que altere los términos del acuerdo. “Es un principio de buena fe, previsto por la Convención de Viena”, afirmó.

Todas las manos

Si bien no integraba el plan de la convocatoria, Nin se vio obligado a responder sobre la polítca del gobierno uruguayo hacia Venezuela. Sobre todo luego de las polémicas elecciones en las que fue reelecto el presidente Nicolás Maduro.

“Sacar continuos comunicados sancionando y cuestionando no aportan a la solución” dijo, reivindicando la línea seguida por Cancillería. “Lo que importa es jugar un papel de mediador, como lo hace Uruguay, para que las posiciones se acerquen”, sostuvo.

Nin ratificó que el país seguirá en ese camino. “Uruguay dará todas las manos que sean necesarias” para acercar posiciones en Venezuela.

En ese sentido recordó que “hemos sido critiquísimos” sobre el gobierno de Maduro, aunque aseguró que la oposición venezolana “también tiene su responsabilidad” en la crisis que vive ese país.

Para Lacalle Pou, la actitud del gobierno con respecto a Venezuela es “tímida, tibia y no genera dignidad” para Uruguay. “En ese país hubo una elección fraudulenta y claramente no existe una democracia plena”, aseguró.

Según el senador, con su actitud el gobierno pretende “quedar bien con Dios y con el Diablo”.

Despedido

Lacalle Pou aseguró este jueves que Cancillería incurrió en una claro caso de “persecución política” al remover recientemente al director de Asuntos Institucionales del Ministerio, Álvaro Moerzinger, luego que éste participara en una “reunión social” junto al líder nacionalista.

En el encuentro, desarrollado en diciembre del año pasado, Moerzinger, embajador de carrera, presentó un informe crítico sobre la actual gestión de la política exterior, según divulgó en su momento El Observador.

El senador blanco afirmó que el funcionario fue convocado la semana pasada al Palacio Santos y destituido. “Eso es persecusión política”, concluyó.

Fuente: EcosUY