Edil Diego Rodríguez se expresa sobre la situación de los cuidacoches en Montevideo

Edil Diego Rodríguez se expresa sobre la situación de los cuidacoches en Montevideo

Edil Diego Rodríguez se expresa sobre la situación de los cuidacoches en Montevideo

En seis meses dieron de baja a 105 cuidacoches

En Montevideo hay unos 1.000 cuidacoches registrados en la Intendencia, pero son muchos más los informales y "oportunistas" (el doble, según algunas estimaciones) que realizan esta actividad sin control.

En muchos casos los conductores denuncian abusos, como el solicitar pagos por adelantado de $ 50 o $ 100, incluso bajo amenazas directas o solapadas de dañar los vehículos.
El presidente del sindicato de cuidacoches, Ramiro Romero, dijo ayer a El País que personalmente constató que el viernes había personas trabajando "sin autorización" en los alrededores del Teatro de Verano. Por su parte, el edil del Partido Nacional Diego Rodríguez Salomón, días atrás, fue a ver a Lucas Sugo al Velódromo Municipal y le tuvo que pagar $ 100 por anticipado a un cuidador.
Justamente el legislador departamental de la Lista 404 realizó un pedido de informes sobre este tema, en cuya respuesta la Intendencia le indica que había, al 30 de junio, 833 cuidacoches registrados. Y que en el primer semestre del año, 105 fueron "dados de baja".
Según Ramiro Romero, los números cambiaron: hay ahora unas 1.000 personas inscriptas en el registro municipal, aunque son muchas menos que las que había el año pasado. "Están apretando más ahora, pidiendo el carnet. A nosotros ante una falta nos suspenden de 30 a 60 días, o nos quitan el carnet. Pero a los otros (los informales) no los controlan. El viernes pasado fui a ver al Pepe Guerra al Parque Rodó y la mayoría de los que estaban ahí no tenían permiso. Son oportunistas que te piden por adelantado y ni siquiera se quedan, se van. También pasa en el Centenario y en el Charrúa", declaró.
El gremio que nuclea a estos trabajadores se reúne todos los jueves en el local de la Federación de Empleados de Comercio y Servicios (Fuecys, en Río Negro 1210). Si bien hay "entre 80 y 90 personas" afiliadas a esta gremial, son muchos menos los que participan de las reuniones semanales.
"Nosotros estamos luchando para que se reconozca nuestro trabajo y le exigimos a la Intendencia que haga los controles", agregó Romero.
Según dijo, en la zona en la que él trabaja desde hace 18 años (el Centro) "se pueden sacar entre $ 450 y $ 500 por día", pero advirtió que "hay gente en otros lados que solo consigue entre $ 200 y $ 250", haciendo una jornada "de 8 horas". Una de las alternativas que planteó Romero es conseguir sponsors que coloquen publicidad en los chalecos reflectivos que utilizan. Además, desde hace tiempo los cuidacoches pretenden obtener un sueldo mínimo de la Intendencia, lo cual para la administración municipal es "impensable" (ver nota aparte).
Romero dijo que se reunió hace un mes y medio con el director de Tránsito de la Intendencia, Pablo Ferrer, pero que el jerarca le dijo que no quiere que haya un sindicato de cuidacoches. Consultado por El País, Ferrer desmintió esta afirmación: "Es un disparate", indicó.
Cobro anticipado.
El cobro por anticipado a los conductores es una falta considerada "mendicidad abusiva", algo que no ha podido ser erradicado en las calles de la capital, incluso cuando ocurre frecuentemente en los alrededores de los escenarios más importantes.
El edil Diego Rodríguez Salomón, que tuvo que entregarle $ 100 por adelantado al cuidacoche en el Velódromo, se preguntó: "¿Y si cuando salgo tengo un cascote en el parabrisas? ¿Yo qué hago? Se los tuve que dar. Cualquier daño que le hiciera al auto me iba a costar mucho más que eso".
Rodríguez Salomón agregó: "Por supuesto que cuando terminó el espectáculo, el hombre ya no estaba".
El edil se quejó ante la pasividad de la comuna.
"Es increíble que la Intendencia no pueda controlar esto con inspectores y policías haciendo rondas afuera del Velódromo o del Teatro de Verano. Estamos hablando de lugares muy conocidos".
"No son todos iguales, pero lo que bregamos es por la formalidad. La Intendencia los registra pero no hace los controles y esto perjudica tanto a las personas que van a los espectáculos como a los cuidacoches que están formalizados, porque al final la gente termina poniendo a todos en la misma bolsa", concluyó Rodríguez.
POLICÍA DEBE CONTROLAR
El director de Tránsito de la Intendencia de Montevideo, Pablo Ferrer, dijo a El País que si bien la IMM mantiene un registro sobre los cuidacoches y recibe denuncias, es la Policía y la Justicia la que debe controlar la tarea que estos que realizan. "Cuando piden dinero por adelantado, cometen una falta. Se llama mendicidad abusiva; es un problema de orden público, no de carácter administrativo de la Intendencia", precisó. Ferrer también consideró que "no tiene cabida" el planteo de los cuidacoches de que la comuna les pague un salario mínimo. "No son municipales, eso excede cualquier viso de realidad", sostuvo.

Fuente: El País 

Related Articles

Close