Exposición escrita de la diputada Gloria Rodríguez sobre atentados terroristas

Exposición escrita de la diputada Gloria Rodríguez sobre atentados terroristas

Exposición escrita de la diputada Gloria Rodríguez sobre atentados terroristas

 

                                                                                                     Montevideo, 23 de noviembre de 2015

 

Sr. Presidente de la

Cámara de Representantes

Diputado Alejandro Sánchez

Presente.

 

De mi mayor consideración,

 

Amparada en las facultades a mi conferidas por el art. 155 del Reglamento del Cuerpo, solicito a Ud. Tenga a bien cursar a Presidencia de la República, Instituto Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo, Secretaría de Derechos Humanos de Presidencia de la República, Ministerio de Educación y Cultura, Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio de Trabajo y de la Seguridad Social, Directorio del Partido Nacional, Movimiento Afro Nacionalista, ANEP, CODICEN, UDELAR, Instituto de Formación Docente, las Embajadas de Líbano, Francia, Nigeria, Túnez, así como a todas las Intendencias y Juntas Departamentales, las Organizaciones de Afrodescendientes, con destino Unidad Etnica Racial, con destino a la Unidad de Atención a la Diversidad Cultural y a la Unidad Temática por los Derechos de los Afrodescendientes, a las Organizaciones Mundo Afro y por su intermedio a las Organizaciones que la integran, a las Institución Federada Afro Umbandista del Uruguay y por su intermedio, a las instituciones que la integran, a los Universitarios Técnicos e Investigadores Afro-Uruguayos, a Mizangas Grupo de Mujeres Jóvenes  Afrodescendientes, a la Asociación de Amigos de la Casa de la Cultura Afro-Uruguaya  a la Asociacion para el Desarrollo del Arte y la Cultura Afro-Uruguaya y a toda la prensa del Uruguay la siguiente:

 

EXPOSICIÓN ESCRITA

 

El mundo entero se ha visto sacudido por una concatenación de atentados terroristas de calamitosos resultados, que han tenido por objeto infundir el terror a la humanidad en su conjunto.

Dos bombas transportadas por suicidas explotaron en la capital del Líbano; Beirut, arrojando como resultados el de 41 personas muertas y 200 heridos, tratándose del atentado más mortífero en el país de los últimos 25 años.

Tras los perpetrados en París; el número de muertos asciende al menos a 129, mientras que los heridos son más de 350, y si a esta panorámica le añadimos los acontecimientos al norte de Nigeria, en donde al menos 54 personas murieron y 90 resultaron heridas a manos del grupo islámico Boko Haram, así como las 23 muertes  y 47 heridos en el atentado realizado en Túnez, el incremento de muertes en el continente africano se presenta al menos como alarmante.

 

Y resulta imperioso señalar las inequidades e injusticias que sufren los inocentes; porque son ellos quienes terminan pagando el precio de estas guerras. Civiles asesinados, niños decapitados y mujeres violadas para luego ser víctimas de homicidios generan un sentimiento de reproche y desprecio absoluto para con estos actos de lesa humanidad.

 

No existe justificación posible para los mismos, condenamos enérgicamente a quienes realizan estas acciones, y lamentamos profundamente que aún exista gente que juzga y condena a otros por el sitio en que nacieron, por su religión o su color de piel.

Este grado de intolerancia para con el prójimo debe ser olvidado cuanto antes, en aras de que no se vuelva a repetir jamás en la historia de la humanidad.

 

No se trata de un enfrentamiento por intereses económicos, sino que es una verdadera guerra que tiene por objetivo desterrar de la faz de la Tierra los valores que tanto ha costado a la humanidad el obtenerlos, aun cuando un número muy grande de poblaciones del mundo sueñan y trabajan por alcanzar ese bien preciado, la Paz y la Libertad duraderas. Son los derechos más fundamentales del hombre; se están atacando a las libertades de ambular, de expresarse, de vivir una vida plena en sociedad, en definitiva se quiere vulnerar el derecho a desarrollarse como ser humano, el derecho a la vida.

 

Es con profunda tristeza que entendemos, existen aún hombres en el mundo que consideran que a través del terror y la dominación pueden gobernar, utilizando herramientas como los atentados perpetrados, sembrando el más escalofriante temor por la vida propia, la del prójimo y apelando a la inseguridad para sembrar un mayor caos en distintas regiones del mundo.

 

La violación a los Derechos Humanos por parte de grupos extremos como el E.I. es de flagrancia tal, que no únicamente se merece el repudio del pueblo uruguayo, sino el del mundo entero. Ese reproche debería encausarse en medidas de la menor violencia posible, no devolviendo con la misma moneda la acción de dichos grupos y creyendo firmemente, como creemos, que se puede lograr una Tierra en la que prospera la paz y en la cual ejercemos armoniosamente nuestro derecho a la vida y la libertad.

 

 

Gloria Rodriguez Santo

Representante Nacional

Related Articles

Close