La basura y el Frente Amplio. Columna del edil Diego Rodríguez

La basura y el Frente Amplio. Columna del edil Diego Rodríguez

La basura y el Frente Amplio. Columna del edil Diego Rodríguez

Me acuerdo cuando pasaba por el barrio el camión naranja de la IMM dos veces por semana y donde cada vecino se hacía cargo de su basura, es decir, dejaba el tacho en la vereda a la espera del recolector. Con el tiempo y la modernización eso cambió. Ahora, los montevideanos tenemos un sistema de recolección de basura donde cada vecino coloca su basura en los contenedores.

Hoy, queda demostrado que este sistema fracasó. Algunos dicen que es consecuencia de la cantidad desmedida de contenedores (habría que investigar el negocio), otros opinan que la gente es sucia y deja la basura fuera de los con- tenedores y algunos, y cada vez más, pensamos que es por inoperancia de una Intendencia en la que el mismo partido político viene gobernando hace s6 años.

¿Cómo es posible que el intendente Martínez haya dicho que casi se muere cuando vio la situación del área limpieza?¿No hubo transición entre la ex intendenta Ana Olivara y Martínez? ¿Acaso no son del mismo partido político? Queda al descubierto que los montevideanos somos rehenes de rencillas internas del Frente Amplio que dejan de lado el bienestar y respeto por el vecino. ¿Cómo es posible que una intendencia  que recauda  US$  1.8oo.ooo por  día no pueda solucionar el tema de la recolección de la basura? Acá no hay excusas. Se fracasó en el sistema y en la gestión. Desde aquel Tabaré Vázquez intendente hasta el Arana que prometió «cisnes en el Miguelete», Montevideo se volvió una mugre. Es duro pero es la realidad.

Cuota a parte juega el gremio de Adeom, quienes muchas veces no colaboran con la Administración y ponen sus intereses por encima de los derechos de los vecinos: levantar la basura.

Si alguien me decía que una vez más iban a convocar a los militares para levantar la basura, seguro pensaría  que es una broma. Pero no. Se volvió a convocar a las Fuerzas Armadas para que realicen lo que no puede hacer la IMM. Dicen que una imagen vale más que mil palabras y vaya si fue así. Ver al intendente Martínez tomando mate con el di- rector de Gestión Humana y Recursos Materiales, Eduardo Brenta, mientras los militares recogían la basura, se resume con una palabra: lamentable.

Por todo lo expresado y seguramente me quedé corto debido a la limitación de espacio en la columna de opinión, es que consideró que Montevideo debe ir hacia otro sistema de recolección de basura y hacia la creación de una Ley Nacional de Limpieza.

Respecto a esto último, el país entero debe tener una ley que ante situaciones críticas, los gobiernos departamentales y el Ejecutivo en todo su conjunto, adopten medidas para brindar soluciones a los contribuyentes.

En base a la legislación nacional y departamental no puede existir ni un solo día más un contendor desbordado en la ciudad de Montevideo en función del carácter de esencial del servicio, los riesgos sanitarios que implica tener un contenedor desbordado de desechos domiciliarios en todas las esquinas montevideanas, la lesión de Derechos y la vulneración de principios constitucionales como el de la integridad física, la salud y la higiene.

En los últimos años hemos visto, como la responsabilidad frente a esta problemática tan  sensible,  es trasladada  de un organismo  a otro, e incluso  pretendiendo  imputársela al ciudadano del departamento, como si fuera este último quien deba responder por la ineficacia y falta de rumbo cierto de quienes gobiernan  el Departamento  hace casi 30 años.

La responsabilidad debe ser compartida entre Intendencia y gobierno, dado que la protección del Medio Ambiente es de interés general y custodiada bajo la órbita del Poder Eje-

 

Es éste íntimo quien delega en la lntendencia de Montevideo su obligación de custodia del Medio ambiente,( re- colección, transporte, almacenamiento, tratamiento y disposición final de los residuos) y en ese sentido mantiene la responsabilidad  en la materia.

Ya sea el MVOTMA o la IMM deben responder frente a esta devastadora problemática, las soluciones se encuentran en el trabajo en conjunto, pero sobre la base de reconocer los propios errores.

Es por ello que estamos analizando la posibilidad de plantear en la Junta Departamental,  un  proyecto  de decreto con fuerza de ley, que haga que no exista ni un solo vecino que padezca los efectos perjudiciales de un sistema que ha demostrado haber fracasado como el de contenedores de Montevideo.

Related Articles

Close