Intervención del Diputado Gustavo Penadés, donde fundamenta su voto negativo a la Rendición de Cuentas de Mujica.

SEÑOR PENADÉS (Gustavo).- Señor presidente: haciendo mío el informe que el miembro informante por el Partido Nacional, diputado Gandini, realizó hace un rato, quiero formular algunas consideraciones acotadas en el tiempo que se ha pactado para poder arribar a las 16 horas a la sesión ordinaria.

Esta es la última rendición de cuentas de un Gobierno que ya terminó. Parece poco lógico que en el inicio de un nuevo Gobierno estemos analizando lo que hizo el anterior. Se da la paradoja ‑sin perjuicio de que es el mismo partido político el que, como consecuencia del resultado de las elecciones, se mantiene a cargo del Poder Ejecutivo‑ de tener que venir a dar explicaciones sobre una Administración de la que, en realidad, no se es directamente responsable. Eso, quizás, sea algo que en el futuro tengamos que cambiar.

Por otra parte, vuelvo a insistir, como lo venimos haciendo desde hace años, en que es absolutamente anacrónica la forma que el Parlamento tiene para controlar o realizar la rendición de cuentas y el presupuesto nacional. Es absolutamente impensable que una comisión integrada por equis cantidad de diputados, frente a la cual desfilan veintidós Incisos y que considera un promedio de cuatrocientos o quinientos ar­tículos, pueda analizar en cuarenta y cinco días el presupuesto de todo el país, con cierto grado de seriedad. Además, lo hace en una soledad absoluta, sin la posibilidad de que ingresen asesores; sin la posibilidad de que el Parlamento cuente con asesores para llevar adelante una de sus tareas prioritarias desde los ochocientos años de la existencia de la Carta Magna, que se están conmemorando.

A esto debemos sumar que no son las comisiones especializadas en los temas las que tratan el eje central de la gestión. Parece irrisorio que quien analiza, por ejemplo, la política de vivienda en el momento del tratamiento del presupuesto no sea la Comisión de Vivienda, Territorio y Medio Ambiente sino la Comisión de Presupuestos integrada con la de Hacienda. En realidad, una vez que ingresa el presupuesto al Parlamento nacional debería desagregar los Incisos y remitirlos a las comisiones respectivas. Cada una de ellas debería convocar a los ministros del ramo para que explicaran, analizaran y trabajaran sobre los distintos temas, dejando a las Comisiones de Presupuestos y Hacienda solo los asuntos relacionados con lo económico y financiero en el funcionamiento del Estado. Pero como las cosas son así desde hace mucho tiempo y el grado de conservadurismo que tenemos todos en este Parlamento indica que las cosas no cambien, seguiremos funcionando de esta manera saecula saeculorum. Esta manera de funcionar le sirve al Poder Ejecutivo, porque la oposición, reducida a ocho o diez diputados, para enfrentar la realidad de la elaboración de un presupuesto, es bastante desproporcionada. Esto ha sucedido desde el gobierno o desde la oposición de todos los partidos políticos. Quizás, algún día tendríamos que animarnos a cambiarlo.

Ingresando en el tratamiento de la rendición de cuentas, si nos pudiéramos abstraer durante un minuto de la realidad política ‑obviamente, el oficialismo está para defender y la oposición, para criticar‑ y hablar de un país que no fuera este, en el que el Gobierno saliente presenta un proyecto de rendición de cuentas deficitario, en el que no cumplió ninguno de los rangos meta que se autoimpuso ‑con un aumento de la inflación fuera del rango meta, un crecimiento del endeudamiento fuera del rango meta, una disminución del crecimiento del país fuera de lo esperado, un aumento del déficit‑, en el que unos tienen que venir a defender y otros tenemos que criticar, realmente, deberíamos decir que la situación no es aceptable ni ideal. Si se presenta una rendición de cuentas elaborada por el Gobierno, en la que el Gobierno no cumple con las metas que se autoimpuso, es clarísimo que no debería votarse. ¿Por qué? Porque el Poder Ejecutivo no cumplió con ninguna de las cosas que dijo que iba a cumplir. Y no se trata de que no las haya cumplido por la positiva; no; no las cumplió por la negativa. O sea, se incumplió con las metas que el Poder Ejecutivo se había autoimpuesto, en un escenario de crecimiento en el que comienzan a chocar los argumentos del oficialismo. Por un lado, dicen que el crecimiento no se debe solo al contexto favorable que el país ha vivido en cuanto al comercio exterior, al crecimiento de nuestros commodities y demás, sino que es el resultado de las políticas que el Poder Ejecutivo aplicó durante estos años, pero, por otro, cuando el viento cambia, comienza a decirse que la región se complica, que nuestros principales compradores presentan dificultades, que sube el precio del dólar, que todo el escenario es complejo y se nos empieza a complicar a nosotros también. Pues, entonces, era lo que nosotros decíamos: Uruguay crecía un poco por el esfuerzo que se hacía para crecer y mucho por lo que venía de afuera para que creciéramos. Cuando eso cambia, se nos pone el viento en la puerta y la cosa se empieza a complicar, como se acaba de ver, como se está viendo por los números. La situación es muy complicada producto de que cuando tuvimos la oportunidad de prever que los ciclos en economía cambiaban, no se previó.

Además, se comparan cosas incomparables, porque es muy difícil comparar el presupuesto de un Estado que era de US$ 3.000.000.000 o US$ 4.000.000.000, con otro de US$ 15.000.000.000, o el producto bruto interno del país cuando no llegaba a los US$ 10.000.000.000 con uno que supera los US$ 50.000.000.000. Como esas comparaciones son muy difíciles de realizar pero igual se pretende hacerlas hablando de la herencia maldita o considerando que los tiempos pasados fueron mucho peores, en el escenario de un crecimiento como el que Uruguay ha vivido, ¿estamos conformes con los resultados? Porque aquí no hay que hablar más del aumento del gasto. Aquí de lo que hay que empezar a hablar es de la calidad del gasto. Y es en cuanto a la calidad del gasto en lo que estamos muy lejos de ser medianamente aceptables.

Pongamos algunos ejemplos, si se quiere. El Ministerio del Interior tiene US$ 800.000.000 anuales de gasto. ¿Estamos conformes con la seguridad del Uruguay con US$ 800.000.000 anuales de presupuesto? Recuerdo que antes del crecimiento de estos años el presupuesto del Ministerio del Interior no llegaba a US$ 100.000.000. El presupuesto de ASSE es de más de US$ 1.000.000.000, con 400.000 usuarios menos como consecuencia de la aplicación del Fonasa. En diez años no se ha inaugurado un solo hospital nuevo en todo el país. ¿Estamos de acuerdo con el resultado? La ANEP tiene un presupuesto de US$ 2.000.000.000, con resultados de los cuales mejor ni hablar. ¿Estamos de acuerdo con la calidad del gasto? Porque la crisis del año 2002 se arrastró, pero no se puede arrastrar hasta el 2015 y el presupuesto sistemáticamente ha crecido. Entonces, ni vivimos en el país de Alicia en el país de las maravillas, que algunos quieren pintar ni tampoco en el quinto de los infiernos de Dante, como también algunos queremos pintar; ni tan tan, ni muy muy. Pero igual creemos que ha sido una oportunidad desaprovechada en cuanto a los cambios centrales y estructurales que el Uruguay debería haber producido como consecuencia del crecimiento económico, financiero y presupuestal que ha tenido en esta última década.

Esa es la conclusión a la que debemos arribar luego de estos cinco años del presidente Mujica. Llegamos al final sin haber cumplido ni siquiera con muchos de los anuncios que desde donde está ahora ubicado el presidente de la Cámara de Diputados el 1º de marzo de 2010 escucháramos de parte del presidente Mujica. Habló de la reforma del Estado; nos anunció la reforma del Estado. Parafraseó diciendo que es la madre de todas las reformas que no podemos hacer esperar; lo digo tal como lo expresara el presidente. Lo único que podemos mostrar en cinco años es un Estatuto del Funcionario Público que el propio presidente de la República dijo que era ni chicha, ni limonada. En el primer año del gobierno de Mujica se anunció la reforma del Estado: la madre de todas las reformas del otro gobierno de un Estado que parece huérfano por no tener madre. Se anunció que tres ministerios iban a iniciar ese proceso. Esos fueron los únicos tres ministerios que hicieron un cambio. Después, no se prosiguió más con ese cambio.

Con relación a los funcionarios nunca se ha vivido una política de atentar contra la carrera funcional como la de estos cinco años. Se terminó la carrera funcional. Al establecer lo que en el presupuesto se llamó los imprescindibles y dar la oportunidad de que los jerarcas de los ministerios llenaran toda la cúspide de finalización de la carrera con gente de particular confianza política se echó por tierra la carrera funcional, lo que no se logró recomponer; los imprescindibles continuaron y se siguió fomentando la creación de un Estado paralelo.

Si leemos lo que dijo el expresidente de la República constatamos que expresa algo en lo que coincido y es que en el Uruguay hay dos Estados, y el Estado que más ha crecido es el Estado paralelo que, a la sazón, es el que este Parlamento no puede controlar. En este quinquenio se ha vivido el proceso de privatización más importante del Estado que recuerde la historia del Uruguay. No me refiero a la privatización que algunos creen, que es la transferencia hacia el capital privado de algunas de las funciones que cumple el Estado. No; es la transferencia hacia el derecho privado que es el que este Parlamento ‑entre otras cosas‑ no puede controlar, como tampoco puede hacerlo el Tribunal de Cuentas.

Si quieren les pongo el ejemplo de ALUR, del que mejor no hablar. ALUR formó una sociedad anónima constituida en un 90% por capital de Ancap y un 10% de PDVSA ‑aproximadamente‑, que se llama Agroalur. Esta es una sociedad anónima integrada por esos capitales que por supuesto que por aquí no tiene ningún tipo de contralor ni tampoco por parte del Tribunal de Cuentas. Y así hay decenas y decenas de agencias y organizaciones que se han creado en este quinquenio y que lo que han tratado de buscar es, precisamente, cómo sortear la ley que establece el contralor del Estado a través de licitaciones y de todo proceso que se dice defender pero, por otro lado, no se hace cumplir. Eso se ha vivido sistemáticamente en este quinquenio que va terminando.

Conjuntamente con esto se hicieron algunos anuncios que parecían ser por lo menos fundacionales o refundacionales del país pero ninguno se cumplió. Ninguno; ni la regasificadora, ni Aratirí, ni el ferrocarril, ni el puerto de aguas profundas, ni nada. El Ministerio de Transporte y Obras Públicas fue el peor que se recuerde en los últimos años, con la más baja inversión y, fundamentalmente, con una lentitud en la concreción de inversiones como no se recuerda otra. Se anunciaban los proyectos de participación público‑privada, aquellos que otrora se decía combatir. Recién escuchábamos a alguien reconocer ‑nos alegra mucho que eso sea así‑ que el Uruguay en una de sus diversas facetas de desarrollo tiene la de los servicios. Todavía recuerdo cuando algunos criticaban al Uruguay de los servicios y decían que ese no era el futuro del Uruguay, que por el contrario, cómo iba a ser ese. Hoy todo el mundo habla del Uruguay de los servicios y ahora se anuncia el Uruguay logístico, que es el Uruguay de los servicios.

En ese proceso se anunció que se venía un apagón logístico pero el Ministerio de Transporte y Obras Públicas en el quinquenio nunca presentó un plan de obras en el Parlamento nacional como lo establece la ley. Nunca se presentó en el quinquenio que hoy estamos terminando de analizar el plan de obras a ejecutarse por parte de ese ministerio; jamás.

Además, en algunas áreas respecto a las que se anunciaron específicamente trabajos o focalización de esfuerzos se ha fracasado con rotundo éxito. Las PPP son una de ellas y la madre de todas es la Administración de Ferrocarriles del Estado, en donde una vez más se ha fracasado como vienen fracasando sistemáticamente todas las administraciones desde el día en que se suprimió el servicio de pasajeros en la lejana década de 1980. Pero lo que es peor aún: en este quinquenio se ejecutaron obras por parte de la Corporación Ferroviaria con fondos del Focem que se hicieron mal. El trayecto Pintado-Rivera se hizo mal; se construyó mal; se invirtieron más de US$ 60.000.000 que no sirvieron para nada porque lograron que la velocidad de los ferrocarriles solo aumentara de 12 kilómetros a 30. Ese es el escenario que hoy estamos viviendo; el escenario en el cual hemos visto cómo, por un lado, se anuncia que vamos a priorizar sectores de la vida nacional y después se quedan en esos anuncios, porque no sucedió absolutamente nada.

Señor presidente: es en ese sentido en el que con pesar ‑porque estas cosas uno lo dice con pesar‑, al aprobar esta rendición de cuentas por parte de la mayoría y al rechazarla nosotros, comprobamos cómo las oportunidades perdidas en el quinquenio se agolpan y son muchas. Lamentablemente, esas oportunidades son las que hoy hacen que el próximo gobierno y el próximo análisis del presupuesto tenga que ser revisado con mucha severidad producto de que, lamentablemente ‑entre otros elementos‑ el viento de cola ha terminado.

Es por ese motivo que no votaremos este proyecto de rendición de cuentas que ha remitido el Poder Ejecutivo, lamentando que esto sea así y que muchos de los anuncios que oportunamente se hicieron, a veces con carácter fundacional, no se hayan cumplido ni se haya podido avanzar en defensa del desarrollo sustentable de nuestro país.

Donaciones Especiales.

El 26 de noviembre de 2013 el Presidente José Mujica firmó el decreto por el cual se elevó el monto total permitido para las donaciones especiales. Es de justicia recordar que fue el Dr. Ignacio de Posadas quien planteó la idea al Presidente, y también quien persistió hasta la aprobación del decreto. De Posadas había presentado la iniciativa en un evento en el que Mujica expresó que tenía las manos atadas en el tema de la educación y que ningún cambio era posible dado el intrincado nudo de intereses políticos y sindicales existente. También es oportuno recordar que el marco legal habilitante de las donaciones especiales fue sancionado en el marco de la reforma tributaria de 2006. Traigo estas referencias a colación ya que en estos días reaparecieron los cuestionamientos al régimen de donaciones especiales por parte de una legisladora integrante del MPP, sumándose así a las críticas de otros sectores políticos y gremiales. Entre los beneficiados del año pasado están los institutos Jubilar, Impulso, Providencia y Francisco. Pero también encontramos otras instituciones muy importantes como Aldeas Infantiles y las fundaciones Teletón y Peluffo Giguens.

Seguramente, muchas personas suponen que son exclusivamente las instituciones privadas quienes pueden recibir donaciones especiales, pero eso no es así, ya que la ley autoriza también a los organismos públicos a ser beneficiarios. Es de ese modo, entonces, que el año pasado la ANEP recibió aportes por más de ocho millones y medio de pesos y la UDELAR (oficinas centrales) por casi dos. A su vez, varias de sus facultades fueron beneficiadas con contribuciones, y también lo fueron algunas fundaciones dependientes de las mismas, como las fundaciones Manuel Pérez y Julio Ricaldoni. Fueron también beneficiados el INAU, el Instituto Clemente Estable y el Plan Juntos. Las empresas donantes abarcan una gran variedad de rubros, y el origen de sus capitales es tanto nacional como multinacional. El sistema de donaciones especiales se constituye en un elemento fundamental para el financiamiento de las instituciones de servicio a la comunidad. Estas llevan adelante  tareas que benefician a la sociedad (en algún caso casi en exclusiva, como la Fundación Teletón) y complementan la acción de los organismos estatales. En muchos casos – como el de los institutos educativos mencionados ­ generalmente obtienen resultados mejores que los de sus pares estatales. Los detractores del sistema aducen que el Estado realiza una renuncia fiscal que lo priva de recursos y que éste es más justo y sabio a la hora de canalizar los recursos públicos. Sin embargo, a la luz de la recaudación estatal los montos en cuestión son verdaderamente insignificantes y los resultados obtenidos muy buenos. La injusticia del tema radica en que los beneficios fiscales no alcanzan a la gran cantidad de personas, instituciones y empresas que diariamente contribuyen a las actividades de escuelas, liceos, hogares de ancianos, etcétera; siendo llamativo que institutos estatales con presupuestos en constante crecimiento deban recurrir al aporte de la comunidad para atender necesidades de funcionamiento. Las donaciones son parte fundamental del financiamiento de las instituciones de bien público, y responden, básicamente, al deseo de las personas de aportar al bienestar de sus semejantes. En el caso de las donaciones especiales lo que se hace es estimular ese comportamiento. Es un régimen que ha demostrado su utilidad y transparencia y que debe ser defendido y promovido.

Gustavo Penadés

Ladrones, traidores y aprovechadores.

El Sub Secretario de Defensa Nacional Dr. Menéndez, que ha hecho cuerpo con el Comandante de la Fuerza Aérea Gral Martinez, para defender la mutua incapacidad en conducir un Ministerio y una Fuerza, aprovecha un momento de réplica del triste papel que presentó el lunes en la Interpelación por la desaparición de nada más ni nada menos que 20.000 municiones, y califica a los que lo dejaron desnudo.

Ladrones les dice a los que robaron las municiones y tiene razón, son ladrones, corruptos y mafiosos que tiene bajo su mando y que sus servicios de inteligencia y los conducidos por el General del Aire no pudieron identificar a tiempo. Y durmieron durante seis meses sin enterarse de lo que pasaba en sus dependencias sin que nadie lo advirtiera. Prueba consistente de incapacidad y falta de vigor para mandar.

Traidores, dice de quienes, porque internamente sabían que si esto no lo denunciaban afuera lo iban a tapar, como lo taparon durante seis meses,  cuando lo que hicieron fue recurrir como corresponde a un parlamentario y hacerle saber la grave situación que se escondía vaya a saber hasta cuándo. Cuando el mando tiene que acusar de traición deliberadamente a sus funcionarios acosándolos y sometiéndolos al miedo de la venganza, ha dejado de ser mando, es solo cargo, oropel y fracaso.

Aprovechadores, a los que cumplimos con nuestro deber de mostrar la frivolidad e irresponsabilidad del mando Ministerial y Militar, que debe reconocer que descubrimos una maniobra de la que estaban informados y tenían bien tapada, porque yo no puedo, nadie puede creer que en un lugar tan limitado como una ciudad del interior un hecho tan flagrante y vergonzoso pudiera mantenerse tapado.

Es una vergüenza, que elijan el camino del ataque al mensajero y no el de la dignidad y la renuncia ante el evento, grave, muy grave, sobre el que no tienen explicación alguna. Ahora resulta que aparecieron 600 casquillos en un contenedor. Y ? Que quieren demostrar con ello, que en vez de 20000 son 19400. En realidad son como las 18000 y no 20000 dato con el que Menéndez quiso minimizar el hecho al otro día de la denuncia.

Si hubiera un poco de dignidad, responsabilidad y desapego a los honores y choferes, ya estarían en sus casas.

 

Jaime M. Trobo

Comenzó a trabajar la mesa nacional del sector TODOS Hacia Adelante

Este lunes 3 de agosto comenzó a trabajar la mesa nacional del sector TODOS Hacia Adelante, electa el pasado 26 de julio en el encuentro nacional del sector en la ciudad de Trinidad. La misma está compuesta por 7 miembros, presidida por el intendente del departamento de Florida, Carlos Enciso y el secretario general: Mario Silvera.

Durante la reunión, que  contó con la presencia del senador y líder del sector Luis Lacalle Pou,  se plantearon varias de las inquietudes recibidas en el Encuentro EntreTODOS, además de fijar los próximos pasos que realizarán las nuevas autoridades del sector.

 

 

 

 

Lacalle Pou: “la fiesta del gobierno la paga la gente”

“No dijo la verdad, Astori. Que el gurú del FA explique por qué no se guardó después de 10 años”, insistió Luis Lacalle Pou, que aseguró que “la fiesta del gobierno la paga la gente”.

El senador Luis Lacalle Pou ya había afirmado que el ministro de Economía, Danilo Astori, “no fue honesto intelectualmente en la campaña presidencial”, en referencia a que no se mencionó el estado de las finanzas del país por miedo a que tuviera repercusiones en la campaña.

Astori replicó a estas palabras la semana pasada, asegurando que no intercambiaría epítetos pero que en la campaña siempre habló de déficit, prudencia fiscal y cautela.

Hoy, Lacalle Pou volvió a insistir con este tema en diálogo con Informativo Sarandí. “No dijo la verdad, Astori”, respondió cuando se le explicó que el ministro había rechazado las acusaciones. “Menospreció nuestros argumentos, tapó el sol con un dedo. Lo que se venía haciendo sabíamos que iba a llevar a esto”, dijo Lacalle, que acotó que “no cabe la menor duda” que se cambió el discurso a raíz del proceso electoral.

El senador nacionalista opinó que “hay una falta de respeto al erario público, al bolsillo de la gente”, y remató: “la fiesta del gobierno la paga la gente”.

“Después de 10 años de bonanza no se guardó. El gurú del FA, Astori, ¿por qué no explica el gasto a diestra y siniestra, lo que pasó con Pluna, que está su firma en todos lados? El FA fue irresponsable en los negocios: Ancap, Pluna, la regasificadora”, enumeró.

También se refirió específicamente a la comisión investigadora por Ancap, que según Lucía Topolansky se otorgó para que la oposición “se deje de joder”.

“Esa señora está enojada por varios temas, pero a mí no me compete. Coherencia: el FA dio históricamente manija con todo. La senadora Topolansky y la mayoría del FA fue siempre ‘cuanto peor, mejor’. Apenas ingresaron al gobierno, propusieron comisiones investigadoras de todos los entes. Sumemos todas las comisiones que han propuesto. ¿Qué hacía el PN ante esas comisiones? Las votaba. Cuando el tema tocaba al FA, nunca se votó,. Esta vez lo hicieron porque rompía los ojos que después de 10 años de bonanza hayan vaciado la empresa”, remarcó Lacalle Pou, que sin embargo aclaró que no adjudica intenciones “hasta no tener elementos”.

“Lo que es claro es que la empresa más grande del país, después de 10 años de bonanza, disminuyó su patrimonio y da déficit todos los años. Que hay negocios inconvenientes no me cabe la menor duda, que hay visos de irregularidades por todos lados no me cabe la menor duda”, comentó.

 

Fuente: Montevideo Portal.

Martín Lema: “MSP niega medicamentos oncológicos y hace excepciones”

El diputado nacionalista Martín Lema afirmó que, si bien el Ministerio de Salud Pública (MSP) niega medicamentos oncológicos debido a su elevado costo, hace excepciones con afines al Frente Amplio

En una publicación de Twitter, Lema afirmó que el MSP hace excepciones “con afines al Frente Amplio”, basado en un artículo de Búsqueda.

El legislador dijo a El Telescopio que hay un doble discurso del MSP porque hace una excepción. “No estamos diciendo que se le deje de dar al que se le dio, pero sí que se le dé a las personas a las cueles se les ha negado el acceso a esa medicación” señaló, al tiempo que reclamó que las autoridades actúen con “igualdad y justicia”.

Tiempo atrás, el diputado manifestó su iniciativa de llevar adelante una recolección de firmas para derogar la ordenanza del Ministerio que prohíbe entregar este tipo de medicamentos a los usuarios.

Esto generó la respuesta del Ministro, Jorge Basso, quien dijo que por una pequeña suma de dinero al mes todos los usuarios del sistema de salud podían tener acceso a todos los medicamentos que necesitaran.

Debido a esto, Lema citó al Parlamento a Basso, para que diera explicaciones sobre la situación.

 

Fuente: El Telescopio

La diputada nacionalista Gloria Rodríguez realizó un pedido de informe al MIDES por la ”muy grave” situación que se vive en el INAU

El mal del mañana

La diputada nacionalista Gloria Rodríguez, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, realizó un pedido de informe al Ministerio de Desarrollo Social por la situación en el INAU: “Hay muchas irregularidades y no está funcionando nada bien”, estimó Rodríguez en diálogo con Montevideo Portal.

Según explica la legisladora, la comisión viene trabajando hace tiempo sobre las situaciones de irregularidad en el INAU, pero luego de recibir el informe de la Institución de Derechos Humanos, que “corrobora lo que se venía creyendo”, según consideró Rodríguez, y tras no recibir respuestas directas de las autoridades, se decidió realizar este pedido de informe.

Además, este se ve motivado por “los hechos de denuncias de violaciones y otras irregularidades que han sucedido en diferentes hogares bajo la dirección del INAU”, subrayó. El informe pretende obtener información acerca de “qué medidas se han tomado frente a hechos que muchos salen a la opinión pública y otros que hay denuncias” pero que, según dijo Rodríguez, no son de público conocimiento porque “no les parece adecuado”.

“Esperamos una información a breve plazo, de compromiso”, explicó Rodríguez a Montevideo Portal, y agregó que le “preocupa enormemente el tema de las violaciones” en los centros de cuidados abocados a los menores.

Rodríguez retomó dos casos de público conocimiento, que generaron un amplio revuelo en las últimas semanas. Por un lado “El tema del chico de la ciudad de Melo, del hogar de varones, que sufría acoso sexual y que tenía salidas autorizas y no autorizas y se prostituía”, según explicó. Y, por otro lado, “El caso del chico violado en el Hogar Amanecer, de Maldonado, donde hay una denuncia”.

“Son cosas muy delicadas, estamos hablando de menores, y no podemos mirar para el costado”, sentenció la legisladora, y opinó que “Las autoridades que están al frente son quienes tienen que decir qué es lo que está sucediendo y qué medidas han tomado en los casos que se tuvo conocimiento y en los que las propias autoridades afirman que ‘presuntamente’ se habrían dado”.

En este sentido, consideró que “cuando hay presunciones, lo primero que debe hacerse es investigar”. Según dijo, la situación actual expone una “falta de certezas”: “Lo que supuestamente hay una falta de certeza es en el caso del chico de Melo, que se estaba prostituyendo, pero la presidenta del INAU dice que ‘presuntamente’ hace varios años se prostituye”, dijo la nacionalista, y considero de “muy grave” la situación actual.

Sirios e irregularidades

La legisladora tuvo la oportunidad de reunirse con el secretario de Derechos Humanos de Presidencia y aprovechó el encuentro para consultarle si estaba enterado de la “llegada de sirios de forma irregular y del caso del chico con su papá que entraron por Brasil”.

Esta situación se dio hace un par de semanas, y concluyó, en primera instancia, con el padre recluido en instalaciones del Comcar y con el niño internado en un centro del INAU. Días después, ambos volvieron a estar juntos.

Sin embargo, Rodríguez encuentra confusa esta situación. “Un chico que está en un país extranjero, con una lengua diferente, separado de sus afectos, es una situación grave”, explicó la legisladora, y agregó: “Ese chico, ¿en qué situación está? ¿Qué contención ha tenido? ¿Qué le sucedió, en hogares que están viviendo una situación de irregularidades, que no hay una buena atención?”.

“Es otra falta que considero se suma a la serie de irregularidades que se vienen dando en el INAU”, sentenció la legisladora nacionalista.

No obstante, estimó que aunque la llegada de refugiados sirios fue una decisión del Gobierno de Mujica, “Ahora nosotros debemos cumplir con esa obligación, con ese compromiso asumido”.

“Más allá de que es una responsabilidad del Frente Amplio, es el país quien tiene que cumplir”, concluyó Rodríguez.

Fuente: Montevideo Portal

El honor olvidado

La interpelación que el diputado Trobo le hizo al ministro de Defensa sobre la desaparición de miles de proyectiles en Durazno dejó claro que ese episodio se intentó ocultar deliberadamente a la ciudadanía y a sus representantes.

No hay forma de creerse la fábula montada que argumenta que durante más de seis meses eso lo sabía un pequeño círculo que se lo escondió al comando de la Fuerza Aérea y al ministro de Defensa Nacional y su subsecretario, que además vive en Durazno, donde “todo Madrid lo sabía, todo Madrid menos él”. Muchísimos lograron lo que suele ser imposible entre pocos: esconder el hecho. Dicen que secreto entre dos no es secreto, aquí si le creemos a la versión oficial se logró mantener el secreto entre muchos. Imposible. Lo sabían arriba y lo escondieron.

Este robo grave alcanzaría para que instantáneamente el comandante de la Fuerza Aérea y el ministro renunciaran. Cuando había honor sucedía. El primero por ser el responsable directo de la Fuerza, por aquello que en otros tiempos era un principio militar cardinal: se delega el mando pero nunca la responsabilidad. No lo hizo. Y en el caso del ministro por ser el responsable político y ejercer el mando superior, junto al presidente, de una Fuerza que no es autónoma sino sujeta al poder político.

Fernández Huidobro le pidió la renuncia en una interpelación al fallecido Luis Brezzo cuando era ministro de Defensa en 2001, por un robo bastante menor en el arsenal de la Armada. Ahora se refugió en una actitud cobarde que no asume su responsabilidad. Fue “valiente” para pedirle a otro que haga lo que él huye de hacer. La historia de Huidobro vuelve a repetirse, (aquella historia).

Y si el ministro no sabía porque le escondieron la infor- mación es peor y entonces se debería ir por inepto, por no tener mando y porque se entera por la prensa de lo que pasa en su cartera. Pero no es el caso, los servicios de inteligencia lo alertaron. ¿Por qué lo digo? Porque saben hacer su trabajo. La información se ocultó por ra-zones políticas, no hay posibi-lidad alguna que algo que sabían varios oficiales y subalternos no hubiera llegado a oídos del comando del arma y del ministro.

Algunos servicios de inteligencia le informaron en los últimos días a Fernández Huidobro que Amodio Pérez iba a venir a Uruguay a presentar un libro. Mire usted, ¿son inteligentes para saber que el escondido exguerrillero viene del exterior y no saben que se robaron miles y miles de balas a 190 kilómetros de Montevideo? Hacen inteligencia política para el ministro, pero se comen el gravísimo robo en Durazno. No, esa no corre.

Por muchas razones desde hace mucho tiempo este ministro no solo no nos da garantías a los blancos, tampoco se las da a la democracia uruguaya. A ningún partido, al Frente Amplio tampoco. Pero peor es que algunos militares en este hecho confundieron su lealtad. No es a un partido político en el gobierno al que se la deben o a un ministro, sino a la Constitución de la República, fue a eso que se juramentaron. Cuando no lo hacen nos fallan a todos y primero a su honor. Como pasó la tarde de la interpelación con algún alto oficial que estaba mezclado entre legisladores frentistas, en su bancada, agradeciendo sumisamente que lo hubieran defendido en algo tan deshonroso como es no hacerse cargo de su responsabilidad cuando le roban las armas que los uruguayos y la Constitución les dieron para cuidar.

Una deshonra.

 

Javier García