Senador Álvaro Delgado: Ancap contrató empresa de camiones sin licitación.

Ancap contrató empresa de camiones sin licitación

Ancap admitió en la comisión investigadora del Senado que contrató sin licitación a un empresario brasileña para transportar cal uruguaya a Río Grande del Sur, al que le paga US$ 8 millones por año. El senador blanco Álvaro Delgado, promotor de la comisión investigadora, denunció que este empresario usa camiones y personal brasileños y que el flete que cobra está muy por encima de la tarifa de los camioneros uruguayos por hacer ese mismo servicio.

 

El empresario brasileño contrato por Ancap es Assid García, propietario de la empresa de camiones Pleno Verde, y antes por varios años vendedor de cemento portland de Ancap en el sur de Brasil.

Assid García trabaja para Cementos del Plata S.A., subsidiaria de Ancap, que abastece de cal a una empresa eléctrica de la localidad brasileña de Candiota.

La situación quedó expuesta en la reunión del miércoles de la comisión investigadora del Senado sobre la gestión de Ancap entre los años 2000 y 2015.

Delgado habló de una vinculación entre Pleno Verde y otra empresa llamada Themma, nombre que está inscripto en los camiones que salen de la planta de Ancap de Treinta y Tres hacia Candiota.

Mientras le mostraba fotos de los camiones brasileños al director de Ancap Juan Gómez y el gerente de la División Portland, Juan Romero, Delgado dijo que “se trata de camiones brasileños de transporte de cal que llevan el nombre de Themma”. Y le preguntó a Romero si había alguna vinculación de Pleno Verde con Themma. “Lo desconozco”, respondió el funcionario. “No tengo conocimiento acerca de Themma; no sé qué es”, precisó el gerente.

Romero dijo que la empresa Pleno Verde es uruguaya, pero su propietario es brasileño. También confirmó que los camiones que utiliza la empresa son brasileños.

 

A la vez, Delgado indicó, en la reunión del miércoles 7, que en la zona de Treinta y Tres y Cerro Largo “se afirma que esta empresa Themma, que está saliendo con cal de la planta, compra la mayoría de los camiones para hacer este negocio”.

Sin licitación.

Uno de los elementos más cuestionados en la comisión investigadora fue la contratación directa de esa empresa de camiones. Romero dijo que no existe actualmente una empresa de logística en Uruguay que disponga de los camiones tolva, que son los del tipo necesario para el adecuado transporte de cal. Y confirmó que en septiembre de 2010 cuando se hizo el contrato “no hubo” un llamado a competencia de precios y se decidió contratar a Pleno Verde. La decisión “fue del directorio de Cementos del Plata y avalada por el directorio de Ancap”, explicó el gerente.

Gómez también defendió la contratación directa de Pleno Verde diciendo que la empresa tiene “experiencia” en trabajo tanto con Ancap como con su competidora privada, y porque ofrece “conocimiento y servicio logístico”, lo que “asegura que el suministro de cal llegue en el tiempo que se requiere a la planta de Candiota”.

Según los análisis del senador Delgado, Cementos del Plata vende cada tonelada de cal a US$ 235 y paga US$ 85 por concepto de flete cada mil kilos.

La asociación que agrupa a los transportistas de carga en Uruguay está preocupada por esta situación, y en su momento declaró que el precio del flete entre Treinta y Tres y la central de Candiota está “unos US$ 35 arriba del precio de mercado”, según dijo a El País Diego Valverde, directivo de la Asociación de Transportistas de Carga del Uruguay.

“Son 600 kilómetros desde la planta de cal de Treinta y Tres a la usina de Candiota, en Brasil. El flete que paga Ancap, de US$ 85 por tonelada, está US$ 35 arriba. A US$ 50 o US$ 55 hacemos cola con los camiones para llevar la cal”, dijo Valverde.

El transportista lamentó por esto ya que afirmó que “tenemos una sobreoferta de camiones, no hay trabajo, andamos con los camiones en los galpones, y nos encontramos con esta noticia de los negociados de Ancap con el transporte de cal”.

Según Gómez, en el contrato con la planta eléctrica se especifica que se trata de un servicio logístico que incluye transporte de cal en camiones tolva desde la planta de producción de cal a la usina de Candiota; trámites de exportación; despachantes de aduana permanentes en la frontera; oficinas de coordinación; construcción de instalaciones de descarga de la cal en la usina de Candiota.

Ancap también explicó que la planta de Treinta y Tres, que lleva dos años de funcionamiento, tuvo que pagar hasta ahora US$ 7 millones de multa por incumplimiento en calidad y en cantidad de entregas de cal, de acuerdo con un contrato de venta, a la planta de Candiota. En lo que va de 2015, las autoridades de Ancap confirmaron a los senadores que se siguen pagando multas de entre US$ 100.000 y US$ 150.000 por mes.

Cementos del Plata es una empresa subsidiaria de Ancap cuya actividad principal fue hasta 2012 la compra, distribución y comercialización de cemento, clínker (el principal componente del cemento portland, el cemento más común y, por tanto, del hormigón) y otros productos elaborados por la División Portland.

Pero a partir de 2013 se incluyó dentro de la actividad principal la producción y venta de cal en el departamento de Treinta y Tres.

Cal contra la lluvia ácida en Candiota.

En el año 2010, Cementos del Plata, firmó un contrato con la Compañía de Generación Térmica de Energía Eléctrica (CGTEE), subsidiaria de la estatal brasileña Eletrobras, para suministrar cal para ser usada en la usina de Candiota, cercana a Porto Alegre. Según el senador blanco Alvaro Delgado, esta usina generadora de electricidad fue la causante de lluvia acida, tanto en Río Grande del Sur como en Uruguay. Para evitar esto es que CGTEE necesita la cal, la que es utilizada para neutralizar las emisiones negativas. Para cumplir con este contrato Ancap ordenó la construcción de hornos para producir cal en Treinta y Tres. El primero ya está en funcionamiento desde julio de 2013 y el segundo está avanzado en su construcción. El gasto en la planta de cal de Treinta y Tres es del orden de los US$ 147 millones, de los que ya se ejecutaron unos US$ 120 millones.

 

Fuente: El País

Foto: D. Battiste